Calcula el consumo de tu coche

Posted on Actualizado enn

Los que tenemos coches antiguos no contamos con el ordenador de abordo que nos informa del consumo. Hay aplicaciones para móviles que ayudan a llevar un histórico de gasto (no sólo de combustible), y se puede ir apuntando lo que gastamos en gasolina, pero esto no equivale a consumo, debido a las variaciones de precios y a que el coche no consume siempre lo mismo. Después de darle unas cuantas vueltas, llegué a un método sencillo pero eficaz.

La primera consideración es que no podemos saber con exactitud cuánto combustible queda en el depósito antes de repostar, ya que el típico dial del cuadro de mandos no marca litros y tampoco es una tecnología punta que brille por su exactitud. Por tanto, aunque el surtidor nos dé los litros repostados, no sabremos cuántos litros habrá en total en el tanque.

La solución es repostar siempre en el mismo surtidor y dejar que la manguera pare al detectar que el combustible se acerca a la boquilla. Lo hará siempre de manera similar, por lo cual, podemos asegurarnos de que llenamos el tanque a la misma medida (o casi) cada vez y de ahí que el volumen de litros repostado en la segunda ocasión equivalga muy aproximadamente con lo consumido desde el primer repostaje. Ojo, si nos sirven el combustible, con los empleados que echan un poco más del tope para redondear la factura, porque esto fastidiará la medición…

Segunda consideración: Para evitar la excesiva evaporación de combustible, que atribuiríamos erróneamente al consumo, es mejor no llegar a la reserva y repostar a medio tanque. También podemos hacer trayectos de prueba (100, 200 kms) para llegar antes a una conclusión sin esperar a llegar a mitad del tanque.

Ejemplo práctico: Tenemos X gasolina en el coche, pero no sabemos cuántos litros son exactamente. Repostamos hasta el tope, hasta que pare la manguera, 53,5 litros. Conducimos unos 300kms y volvemos a repostar hasta el tope. Cuando la manguera para, marca 21.9 litros. Ahora sabemos que hemos consumido 21.9 litros para 300 kms. Para saber el consumo a los 100kms, el cálculo es sencillo en esta ocasión, 21.9/3=7.3 litros. Pero si el kilometraje no es una cifra redonda, como 381 kms o 221 kms, no sería tan fácil, habría que aplicar una regla de tres:

Litros repostados x 100/kilómetros recorridos.

Por ejemplo, si repostamos 23 litros tras recorrer 297.3 kilómetros:

23*100/297.3=7.74 (litros a los 100).

Así, por ejemplo, podremos calcular cuánto consumimos de más circulando a diferentes velocidades medias. En mi caso, hice los mismos trayectos (casa-trabajo-casa) durante 300kms a 80kms/h de media con un consumo de 7.75ls y en la segunda ocasión a 100kms/h de media con un consumo de 8.75ls. Subiendo la velocidad a 110 ó 120 el consumo se me dispara a 9.50, 10… ¿Recuerdas la polémica sobre el límite de 110? Definitivamente se ahorra combustible, puedo asegurarlo. Otra cosa es que a mí o a ti no te compense llegar a los sitios X minutos después.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s