Los patriotas

Posted on

En estos días resulta imposible disociar fútbol de política. No es que sean como aceite y agua en el común de las fechas del año, pero se ha intensificado la guerra de trincheras en las últimas horas a cuenta de esos advenimientos mesiánicos populares conocidos como “los clásicos”, esta vez por partida cuádruple, en poco más de dos semanas.

Se veía venir. Los ánimos andaban caldeados y gente como yo, que no sigo el fútbol por sano desinterés, ha terminado absorbida por la carga noticiera en cualquier medio que consulte. Los periódicos en papel y en edición digital, los foros de opinión, las redes sociales… bullen. Y es imposible abstraerse. Al final te enteras de todas las miserias humanas que están rodeando los encuentros entre los dos equipos más grandes y simbólicos de la liga española, Real Madrid y F.C. Barcelona. Y al final, uno participa, tanto como testigo del disparate como opinando sobre él.

No es cuestión de concatenar las tonterías que se han dicho y hecho por unos y otros en los últimos días, especialmente desde el último sábado, cuando se jugó el primero de los episodios de esta tragedia nacional (internacional, dirán algunos) concentrada, sino que basta con la última perla de la idiocracia española en estado puro:

http://www.marca.com/2011/04/19/futbol/copa_rey/1303218831.html

“Los madridistas quieren llenar Mestalla de banderas españolas”

El símbolo como arma arrojadiza. Eso sí, “sin violencia”, dicen. Preguntémonos ahora qué es violento y qué no. Por qué un desprecio violenta el ánimo y las ideas igualmente que un directo al rostro y una patada en la espinilla. Por qué la sinrazón y la intolerancia hacen estragos en el estómago como la más aguda de las gastroenteritis. Esta iniciativa que han inventado y están promoviendo desde sectores de aficionados del Real Madrid es una llamada a la confrontación, inútil, entre posturas opuestas, que por chillar más alto no van a entenderse jamás. A los barcelonistas que se consideren españoles el símbolo les redunda y a los que no, los solivianta. ¿Para qué sirve, entonces? Para meter el dedo en el ojo y remover.

El símbolo como ejemplo de cinismo. En 2009, las hinchadas del Athletic de Bilbao y el Barcelona silbaron durante el himno español. Fue una manifestación libre y popular, ejemplo de libertad de expresión, pero innecesaria, y sobretodo, ridícula de puro incongruente. La Liga todavía puede tomarse como una serie de encuentros de equipos “confederados” que no coinciden en nada más, obviando que dicha liga se denomine española, pero esta competición es la Copa del Rey de España y no hay más Santo Tomás, se toma o se deja, libremente. Tan libres son unos de sentir inspiración por lo que representa como son otros de rechazarla de pleno y no participar en ella. Lo que resulta verdaderamente absurdo es adherirse libremente a una actividad netamente simbólica y aborrecer el símbolo en sí mismo, para luego volver a abrazarlo al final (a la copa y al monarca). Es el colmo del cinismo. Como también lo es querer integrar en nuestra realidad realidades ajenas que no estamos dispuestos a tolerar. Si tanto preocupa a los contrarios al nacionalismo que los catalanes sigan siendo parte de su país, ¿por qué tanto rechazo a su identidad, su cultura, su idiosincrasia? ¿Cómo se puede pretender poseer algo que se desprecia? Cínicos.

El símbolo como muro de separación. Cataluña y España se están separando. Y lo están haciendo a nivel social y psicológico, algo mucho más temible y alarmante que la separación administrativa que tanto temen y esperan unos y otros. La historia política reciente es una colección de desencuentros desde los ámbitos judiciales y políticos, y ahora, las brisas con las que a algunos tanto les gusta avivar las brasas para arrimarse al colorcito se están tornando en huracanes. El fútbol y las pasiones que concita están haciendo de combustible y convirtiendo la hoguera a la que muchos se acercan por interés en conflagración que va a engullirnos a todos, en una pira fúnebre de los lazos entre Cataluña y el Estado. Esta “iniciativa de las banderas” es un ataque al sentido común y a la tolerancia. Puro enfrentamiento, por el mero placer de ejecutarlo, participar en él y gozar de unos minutos de camarilla gregaria, pero nada más. No va a convencer a nadie. No sirve para convencer a catalanistas de lo maravilloso de ser español. No sirve para ganarse el respeto de los que silbaron hace dos años. No sirve ni siquiera para zanjar una rencilla. Es un acto estúpido porque es ejemplo de un patriotismo paleto y profundamente irresponsable.

Los patriotas. Los patriotas de este país no sirven para construir un país. Ni los de un sitio ni los de otro. Los patriotas de este país, al igual que los señores de la guerra viven de la guerra, al igual que los señores del terror viven del terror… viven del enfrentamiento. No tienen patria si nadie la pone en duda, si nadie la ataca, si nadie la cuestiona, si nadie está enfrente para recibir y lanzar piedras. A los patriotas de este país no les importa si su patriotismo termina siendo letal para el mismo organismo que dicen querer y amar. Pondrían palos en la rueda y volarían los puentes aun si la bicicleta fuera un tándem en el que fueran montados y los puentes sirvieran para pasar ellos mismos. A los patriotas de este país, encabezados por medios de comunicación vendidos irresponsablemente a los réditos del sensacionalismo y seguidos de la turba ignorante, no les preocupa la patria, ni el país, sólo les preocupa el egoísta placer de intolerar, con abusiva suficiencia, al prójimo. Ya nos arrepentiremos todos, actores y testigos.

Un comentario sobre “Los patriotas

    Explorador escribió:
    20 abril, 2011 en 08:55

    Completamente de acuerdo. Estas muestras de estupiedez colectiva por ambos lados son descorazonadoras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s