La “loudness war”: La guerra del volúmen.

Posted on Actualizado enn

Hace unos pocos años que tuve conocimiento de este fenómeno comercial (porque no es otra cosa, porque es el triunfo de lo comercial sobre lo musical) y fue una de las razones por las que estuve sin comprar discos durante una época, decepcionado con el estado al que había llegado el CD como soporte musical: Además de tener una carátula pequeña, aportar cada vez menos valor añadido (ya ni buenos libretos traen) y haber sido superado tecnológicamente varias veces (SuperCD, DVDAudio…) ahora me enteraba de que las grabaciones más modernas, y lo que es peor, la revisión de los clásicos, eran destrozos  desde el punto de partida: el masterizado.

Pero antes de seguir, acudamos a la Wikipedia para entender mejor el fenómeno:

Fuente: Wikipedia

La expresión Guerra del volumen (del inglés Loudness war) se refiere a la tendencia de la industria musical a grabar, producir y emitir música elevando progresivamente el volumen todos los años creando un sonido que destaca por sobre los del año anterior.

 

La tendencia de incrementar el volumen se puede apreciar en esta secuencia de onda de la canción “Something” de The Beatles masterizado en CD cuatro veces desde 1983.

Este fenómeno puede ser observado en muchas áreas de la industria musical, particularmente en la radiodifusión y discos lanzados en CD y DVD. En el caso de los CD, se deriva del deseo de los productores y artistas de crear CD que suenen lo más fuerte posible compitiendo con otros artistas o discográficas.

Sin embargo, como la amplitud máxima de un CD llega hasta un nivel establecido, el volumen general sólo puede ser incrementado reduciendo el rango dinámico. Esto se hace incrementando el volumen de las partes bajas, mientras que los picos más altos son destruidos o severamente disminuidos. En ciertos casos extremos de compresión se introduce distorsión o recorte de la forma de la onda de la grabación.

Cuando se compara dos grabaciones con distinto volumen, se tiende a pensar que aquella más fuerte se escucha mejor. Esto puede ser atribuido a la forma en que el oído humano responde a distintos niveles de Presión sonora: nuestra habilidad para responder a la frecuencia cambia de acuerdo a diferencias en el nivel de presión sonora (SPL, por sus siglas en inglés): cuanto mayor es el SPL, mayor es el número de frecuencias bajas y altas que percibimos. La música con más volumen es más fácil de escuchar y entender en ambientes ruidosos como un automóvil, tren, o una calle concurrida. El volumen alto también puede producir sonido subjetivamente bueno en grabaciones puestas en reproductores de baja calidad, como audio web, Radio AM, Televisión mono y teléfonos. Debido a la competencia de oyentes de las radios y la de clientes entre estudios de grabación, se produce una “Guerra armamentista” del volumen. Además, artistas y gente de A&R’s suelen buscar que sus CD masterizados alcancen el volumen de los últimos discos contemporáneos.

Tras la explicación de la Wikipedia, un vídeo ilustrativo. Está en inglés pero se entiende por el gráfico y al escuchar los samples:

En 2008 estas prácticas llegaron al conocimiento del público por un casual. Metallica acababa de grabar su álbum Death Magnetic, cuyas canciones serían incluídas en una de las ediciones del videojuego Guitar Hero. La discográfica envió el material a los creadores del juego antes de que el disco pasara a la masterización definitiva, donde se destruiría el rango dinámico a base de aumentar de forma artificial el volumen hasta el límite. Cuando salió el disco, muchos aficionados que habían pasado días jugando al videojuego y tenían el oído habituado se dieron cuenta de que las canciones sonaban en él mucho mejor, con un sonido más definido y rico, mientras que en el CD el sonido era decepcionante. Esto se debía a que los creadores del juego no tocaron el audio, que no había sido “destruído” aún por la discográfica al igual que en el CD puesto a la venta posteriormente.

En internet proliferaron los ripeos del audio del juego y la polémica no tardó en llegar a la banda, que se defendió aludiendo a la producción también polémica (aunque por diferentes motivos) del álbum …And Justice For All. Sin embargo, poco tenía que ver un caso con otro y muchos aficionados, entre los que me cuento, jamás hemos comprado el disco de Metallica y escuchamos las canciones extraídas del videojuego.

Lamentablemente esta práctica no tiene visos de desaparecer, y es más, incluso tiene connotaciones negativas de forma retrospectiva. Como se mencionaba al principio en la Wikipedia, las diferentes reediciones y remasterizaciones de discos clásicos han ido aumentando el volumen y destruyendo el rango dinámico de las grabaciones. Hoy en día muchos discos que claman haber pasado por un proceso de limpieza de sonido en realidad simplemente han sufrido un aumento escarnioso del volumen.

No hay nada que los consumidores podamos hacer al respecto, ya que el sonido de un CD no es modificable. Cuando hacemos uso de las opciones de “normalización” que traen algunos programas para pasar música al ordenador o dispositivo MP3, simplemente estamos igualando el volúmen entre diferentes canciones, pero no estamos modificando los sonidos que contiene dicho volúmen. Además, la “normalización” tiene el inconveniente de que modifica el volumen en la fuente, y no en el momento de la reproducción, por lo que algunos de los cambios conllevan pérdida de calidad de muestreo.

La única alternativa que tenemos para una escucha plácida es hacer uso del Replay Gain en reproductores compatibles (muchos programas de ordenador, pero pocos reproductores portátiles y prácticamente ningún dispositivo de coche/Hi-Fi). En una próxima entrada abordaré el uso de Replay Gain y lo que podemos hacer para que todos nuestros discos suenen al mismo nivel sin perjudicar aun más el sonido de nuestros cds originales o música loseless bajada de internet.

Para leer un poco más del tema, por ejemplo la opinión de una banda de rock sobre el asunto:

Stormy Mondays

Análisis del fenómeno (en inglés)

Un comentario sobre “La “loudness war”: La guerra del volúmen.

    ReplayGain: Por un volumen uniforme « Obsesiones 2.0 escribió:
    24 noviembre, 2010 en 03:39

    […] todas las grabaciones de audio suenan al mismo volumen (a pesar de que la industria discográfica esté empeñada en ello con resultados desastrosos) y muchas veces, al escuchar nuestra colección de mp3, o bien nos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s