Modern Family

Posted on

‘Modern Family’ fue una de las grandes triunfadoras de la pasada sexagésima segunda edición de los premios Emmy, los Oscar de la televisión, tras una primera temporada de gran éxito de público y crítica en su emisión en Estados Unidos a través de la cadena ABC. Tras haber visto la primera temporada (y en los momentos en los que escribo, el primer capítulo de la segunda) no puedo sino unirme a la ola de seguidores de este producto estrella de la televisión norteamericana.

‘Modern Family’ tiene todos los elementos de las series cómicas americanas de situación: Humor, clave sentimental, grandes diálogos… pero añade un nuevo punto de vista, el falso documental, que se convierte en genuino hallazgo cuando permite la total complicidad del espectador con los personajes. El estilo mockumentary nos muestra la vida de tres familias relacionadas entre sí como si nosotros estuviésemos sosteniendo la cámara dentro del salón, la cocina o el dormitorio. Entre las escenas habituales de la vida de las tres familias se intercalan entrevistas a cámara de las parejas, padres, hijos… que no sólo se desnudan a sí mismos con encantadora ingenuidad, sino que ayudan también a desnudar a los demás miembros de la familia ante nuestra mirada. A menudo se confiesan a cámara y nos dicen cosas que no son capaces de decir a sus seres queridos, aumentando el nivel de comicidad de las situaciones.

Dentro de esta comicidad cómplice, otro de los grandes hallazgos de la serie son las miradas a cámara. Un recurso tan simple y tan inexplorado se convierte en un detalle fundamental de guión. En medio de una conversación, discusión o diálogo intrascendente, los personajes mirarán a cámara sin ser vistos en busca de nuestra comprensión, unas veces para que nos riamos con ellos de lo que hace otro familiar, otras veces para que les demos la razón, otras por pura necesidad de encontrar un reflejo de sí mismos al otro lado del ojo de la cámara. Y resulta imposible abstraerse: Cada personaje te atrapa más tarde o más temprano con sus propias armas de seducción.

Pero nada de esto funcionaría tan bien como funciona de no ser por el excelente trabajo de casting y la construcción de los personajes en el guión. Todos y cada uno de los actores implicados bordan su papel y es difícil destacar a alguno por encima de los demás, salvo por el ejercicio de oficio que llevan a cabo los más veteranos, mientras que los personajes son una perfecta mezcla de tópicos y mirada realista a la clase media-alta americana. Dentro de las tres familias no falta la pareja gay que acaba de adoptar una niña vietnamita, el matrimonio joven con hijos adolescentes y el jubilado adinerado que vive una segunda juventud con una explosiva hispana que tiene un hijo de una relación anterior. Todos los roles casan como el mecanismo de un reloj unos con otros.

Como puro divertimento, ‘Modern Family’ no pretende diseccionar a sus criaturas ni realizar ningún análisis social, pero termina dibujando una fantasía con visos de realidad de factura impecable y un resultado plenamente meritorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s