My Blueberry Nights

Posted on

Para aquellos que disfrutan, como yo, de las historias sencillas, urbanas, de personajes de a pie… directores como Wong Kar Wai son una bendición.

En ‘My Blueberry Nights’ el director chino dibuja a través de varias historias personales paralelas las dos caras de la misma moneda: La huída personal de un amor fracasado, la necesidad de evadirse de los reflejos, los ecos y los pensamientos referentes a ese fracaso, y por el otro lado, la esperanza de que se avive la llama de un amor imposible que el destino ha truncado mientras se permanece instalado en una rutina de transición a la espera del milagro. Un relato lleno de simbolismos que elevan el romantismo a la categoría de viaje espiritual a través de las grandes interpretaciones de Jude Law, Norah Jones (en su debut cinematográfico), David Strathairn, Rachel Waisz y Natalie Portman, que encuentran en este relato íntimo y minimalista el espacio ideal para desarrollar los personajes bajo la batuta del director chino.

La propuesta del film no deja lugar a equívoco: Se trata de un relato devotamente romántico. Una canción lenta, agridulce, sobre las atribulaciones que nos causa el sentimiento amoroso, sobre los encuentros y desencuentros del cerebro y el corazón, sobre las aspiraciones y los fracasos, la lucha por distinguir el sueño ilusorio de la fría realidad… y la voluntad de recuperarse a uno mismo para la fe en el amor.

El dueño de la cafetería (Jude Law), no ha dejado su cafetería porque cuando uno se pierde, permanecer en un mismo sitio facilita que te encuentren. Espera que el amor vuelva a buscarlo en medio de su rutina diaria, tira todas las noches un pastel entero de arándanos, “porque nadie lo elige, nadie pide jamás un pedazo”. Pero él lo sigue cocinando cada día, mientras guarda en su local un tarro con llaves perdidas o abandonadas de las que recuerda cada historia, con el convencimiento de que algún día alguien vendrá a buscarlas (“tirar estas llaves dejaría las puertas cerradas para siempre”). Elizabeth (Norah Jones) encuentra refugio en el pequeño y acogedor rincón de Manhattan en los primeros momentos de su desamparo, pero al poco decide emprender un viaje de expiación y redención que la lleva a cruzar caminos con otros náufragos a la deriva.

Por si la dirección y las interpretaciones no fueran suficiente atractivo, la excelente banda sonora está firmada por Ry Cooder, Ottis Redding, Gustavo Santaolalla y la propia Norah Jones, entre otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s